martes, 15 de diciembre de 2009

Bhopal, un “desastre” 25 años después

El día 3 de diciembre se cumplieron 25 años de uno de los peores accidentes tóxicos de la historia. Ocurrió en 1984 en Bhopal (India) y en él murieron miles de personas y habiendo aún miles de afectados.

El accidente fue consecuencia de una incorrecta gestión de las tareas de limpieza y mantenimiento en la planta química que la multinacional estadounidense Union Carbide poseía en la ciudad india de Bhopal, ya que diferentes productos químicos entraron en contacto con el agua en uno de los tanques. El gas tóxico derivado de la fuga de 42 toneladas de un producto utilizado en la elaboración de plaguicidas, el metil isocianato, entró en contacto con la atmósfera invadiendo la zona y matando y lesionando a miles de personas.

Posteriormente la fábrica fue comprada por Dow Chemical, pero el lugar, 25 años después de la catástrofe, sigue contaminado. Los materiales tóxicos siguen amontonados sin ningún tipo de control, a pocos metros donde viven personas, juegan niños y pastan animales.

En Bhopal, a día de hoy, el sentimiento que predomina es el de que no se ha hecho justicia. No hay responsables identificados, aparte de los miles de afectados que sobrevivieron a la catástrofe, los niños siguen naciendo con malformaciones, sufren diferentes tipos de cánceres además de afecciones dermatológicas y respiratorias.

Un año después de la catástrofe se dio a conocer un informe que intentaba esclarecer cuál era la situación de la planta cuando ocurrió el desastre. En él se apuntaba que el enclave de la fábrica no era el adecuado ya que los núcleos de población cercanos eran demasiado densos, el almacenaje de los productos químicos no era el más adecuado, los sistemas de seguridad eran insuficientes (cómo posteriormente se demostró), etc. Es decir, como conclusión de este informe podemos extraer que tanto las medidas de seguridad y salud como las de protección ambiental fueron totalmente insuficientes.

Pero no apartemos la vista cómo si eso no nos incumbiera, o cómo si formara ya parte del pasado… ¿Es qué acaso esto hubiera sucedido si la planta hubiera estado en Europa? ¿Hubiéramos permitido algo así a la puerta de nuestras casas?


No hay comentarios:

Publicar un comentario