sábado, 18 de septiembre de 2010

Drácula Alabado


Vlad Tepes, el Empalador, se ganó ese apelativo cuando, en su lucha contra el imperio otomano en el siglo XV, sembró la región de Valaquia con los cadáveres de miles de personas atravesadas por largas estacas. Por esta barbarie, el escritor Bram Stoker lo tomó como modelo para su inmortal novela de 1897 Drácula. El mal personifica a este personaje y aún hoy es capaz de aterrorizar a millones de personas.  
Hoy, la sala de exposiciones Habana Espacio Libre, de Cáceres, ha decidido clausurar la exposición “Zorba”, del artista plástico Ismael Alabado. En dicha obra se exponía cómo miles de grillos, atravesados por agujas, “decoraban” una serie de paneles de diversos colores. La agonía de los insectos quedaba patente en su continua lucha por desprenderse de la tortura a la que los tenían sometidos. Una tortura esta propiciada por la morbosa frivolidad de un artista que pretendía mostrar que, dada que la finalidad de estos insectos era la muerte (se trataba de grillos destinados a la alimentación de otros animales), qué mejor fin que morir recreando una “obra de arte”.
No ha sido como un artista precisamente como el Empalador Vlad ha pasado a la historia. Por lo pronto, lo que Ismael Alabado ha conseguido ha sido que le cierren su obra y suscitar la indignación y la polémica por todas partes. No obstante, esta polémica también puede tener un efecto positivo para el “artista”, y es la publicidad que está consiguiendo gracias a los ríos de tinta que se están vertiendo sobre este tema y que, desde nuestro espacio puede que estemos favoreciendo. Dicen que no existe mala publicidad, pero en ambientum.com no podíamos quedarnos callados ante una injusticia de tamañas proporciones. 

5 comentarios:

  1. A este hombre deberían ponerle una multa por maltratador.
    SALVAJE !!!

    ResponderEliminar
  2. Que horror!!!!
    si que llaman arte a cualquier cosas!!! me da vergüenza!!!

    ResponderEliminar
  3. No estaban atravesados por agujas, estaban pegados con pegamento. El resultado es el mismo, y es igualmente injustificado, pero hay que informar con algo más de rigor...

    ResponderEliminar
  4. Yo estuve allí y había algunos que sí que estaban atravesados con agujas. Se ve que cuando el pegamento dejaba de funcionar, se recurría a la aguja. Pero sí que la gran mayoría estaban pegados.
    Menos mal que lo han retirado esta basura

    ResponderEliminar
  5. vuelvo a repetir...no estaban atravesados...RIGOR. Yo si he estado allí y es falso.

    ResponderEliminar