viernes, 10 de septiembre de 2010

Perder el Norte



¿Qué ocurre cuando el Norte es el Sur y el Sur, el Norte? ¿Qué pasa si viajando desde Madrid hacia el Este llegas a Portugal? No son preguntas con trampa. Se trata de una realidad palpable y evidente.  Un grupo de científicos han descubierto recientemente en Nevada (EEUU) la prueba de que el campo magnético de la Tierra puede cambiar de orientación en tan sólo cuatro años, lo cual, en términos geológicos, es extremadamente rápido.

La inversión de los polos magnéticos en el planeta Tierra es un proceso cíclico y normal que se repite aproximadamente cada 200.000 años. No obstante, que el magnetismo cambie en cuatro años, únicamente se ha podido constatar en dos ocasiones. Se trata de un fenómeno singular, pero real, como dejan patente las pruebas que se han realizado a una serie de muestras de lava solidificada. Estas  rocas muestran cómo la inversión magnética se produjo unas 10.000 veces más rápido de lo habitual, es decir: a una velocidad de seis grados por día.

Algunos investigadores mantienen que, a tenor del descenso en la intensidad del campo geomagnético terrestre en los últimos 150 años, la Tierra podría estar entrando actualmente en una nueva inversión en sus polos. Aunque es poco probable que esta inversión pueda asimilarse a las dos inversiones catastróficas a las que hemos hecho referencia, entendiendo por catastróficas aquellos eventos que suceden en un corto periodo de tiempo.  Afortunadamente, para todos nosotros.

Imagino brújulas que parecen ruletas. Instrumentos de navegación que se vuelven locos. Jaurías de Boys Scauts perdidos en mitad de bosques inexpugnables. El sentido de la orientación dará un vuelco y Perdidos seremos  todos.

Los procesos geológicos son tranquilos y la sociedad, ajetreada. Quizá  el día de la gran inversión nos coja corriendo y acabemos todos cabeza abajo. Hasta que esto suceda, lo mejor es que vayamos buscando nuestro camino  y tratemos de no perder el Norte. O el Sur, según según se mire.

3 comentarios:

  1. Aunque no dudo de este tipo de investigaciones y de la veracidad científica de sus estudios , yo con comenzar otra vez con el trabajo en septiembre tengo suficinete asi que lo veré de forma positiva:
    Buena oportunidad para patentar las fundas de tapas para las orejas por si nos toca caminar con ellas!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo, la mayoría de las veces, no sé ni dónde tengo la cabeza. Quizá, cabeza abajo sea más fácil atarse el nudo de los cordones.
    XD

    ResponderEliminar
  3. bueno aunque el juego de palabras tenga su gracia si no me equivoco no es cientificamente muy exacto ya que aunque los polos de la tierra cambien su magnetismo para ir a Lisboa siempre tendremos que "tirar" para la izquierda es decir para el oeste mirando al norte, en este caso el norte geográfico no magnético

    ResponderEliminar