viernes, 24 de septiembre de 2010

Púgiles

Los acordes  de  The Eye of the Tiger, de Survivor, resuenan en mi cabeza como los tambores de un barco romano, de esos donde cientos de esclavos  remaban al son que un tirano percusionista les marcaba. Siempre he odiado esa canción, pero ahora me acompaña como el humo al fuego y no puedo despegarme de ella.

Desde mi húmeda y oscura celda en Bangkok repaso mentalmente los acontecimientos de la jornada. No entiendo qué pudo salir mal. Apenas acierto a adivinar por qué me encuentro aquí. Recuerdo el verdor de mi hogar como si acabara de marcharme, pero hace ya tanto tiempo que partí…Casi puedo sentir las caricias del viento sobre mi rostro y el desfilar de miles de límpidas gotas de agua sobre mi cuerpo. Y toda esa comida. Dios, qué hambre que tengo. Apenas si recuerdo la última vez que probé bocado.

El dolor por las contusiones no me permite conciliar el sueño y la piqueta eléctrica me ha dejado unas horribles marcas en las extremidades. Me duele tanto, que ya casi ni me duele. Lo peor es cuando pienso que mañana es la pelea. Al menos, durante la pelea puedo cazar algunos de  los mendrugos que lanzan tras las cuerdas y sacio mi hambre mientras me juego el ser o no ser sobre la lona. Pero mi rival puede estar más hambriento que yo, y eso me preocupa.

Aunque, pensándolo bien, ya nada me preocupa. Porque sé que si no es hoy será mañana cuando mi cuerpo diga basta y mi agonía termine. Atrás quedaron los días en libertad, los saltos de liana en liana, las siestas en las copas de los árboles, el sabor de la fruta fresca. El mono desnudo ha acabado conmigo. Y cada vez me quedan menos fuerzas. Ya no quiero seguir con esto. Y nunca volveré a pelearme con otro orangután, aunque ello me cueste la vida.

Opina sobre el maltrato animal en Tailandia

3 comentarios:

  1. Pues yo recuerdo una peli de Clint Eastwood, donde salía un orangután llamado Clide que daba unos guantazos increíbles. Me encantaba esa peli. También bebía cerveza y fumaba creo...

    ResponderEliminar
  2. Muy ambiental tu comentario, Monete... Eso es ética y lo demás son tonterías, eh?

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo conciencia ambiental y todo eso. Pero aparte me flipa esa peli !!!
    Duro de pelar creo que se llamaba.
    No hay que ser tan políticamente correcto. Un poco de pimienta hombre...

    ResponderEliminar