viernes, 13 de enero de 2012

El Dakar eléctrico

El famoso rally Dakar se ha convertido en escenario de una nueva apuesta, que se suma a los retos que los pilotos tienen que superar al realizar el circuito: por primera vez en la historia de la carrera, participa un coche completamente eléctrico. Anteriormente, en la historia del raid hubo intentos con coches híbridos, pero en esta ocasión la fuente que suministra la energía necesaria para terminar la carrera no está basada en un combustible fósil.

El responsable de este hito es el equipo de Letonia, que pretende demostrar que este tipo de vehículos están más que preparados para superar los desafíos más extremos.

El coche se llama OSCar eO, y tiene un motor eléctrico ayudado por unas baterías del fabricante chino Winston Battery que le dan 50 Kilowatios de potencia. Con esto, su autonomía es de 150 kilómetros (en el caso más favorable, de 300 kilómetros), insuficiente para completar una etapa del Dakar. Sobre todo si tenemos en cuenta la evidente limitación para la recarga en medio de los desiertos de Chile, Perú y Argentina que cruza la prueba.

Por eso, en la parte trasera  dispone de un motor de combustión de Nissan que hace las veces de generador cuando las baterías pierden su carga. Éste se alimenta por un depósito de gasolina, que amplía la autonomía hasta los 800 kilómetros necesarios para finalizar los tramos más largos.

La velocidad máxima de OSCar es de 150 km/h, y tiene además  unos amortiguadores auto-regenerativos que son capaces de capturar la energía que transmiten las irregularidades de la calzada.

Su piloto es Maris Saukans, que fiel al espíritu de su equipo, declara que el “pensamiento verde” con el que se concibió la idea del coche eléctrico en la raid encaja perfectamente con el espíritu del Dakar.

Con esto se quiere demostrar al mundo lo que un coche eléctrico puede llegar a conseguir. El reto no es fácil, pero es factible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario