viernes, 29 de junio de 2012

¿Son compatibles el deporte y el medio ambiente?


Una semana después de haberse celebrado la Cumbre de Río+20, y teniendo en cuenta que en Brasil se celebrarán tanto la Copa del Mundo de Fútbol de 2014 como los Juegos Olímpicos de 2016, no hay más remedio que fijarse en la ciudad brasileira para comprobar si realmente el deporte tiene en cuenta al medio ambiente.

Los eventos futbolísticos ya empiezan a incorporar el término de la sostenibilidad, esto es, satisfacer las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de hacer lo propio. Es indudable que para apoyar la concienciación social no hay mejor escaparate que los espectáculos que llegan a todos los rincones del planeta y a todos los estamentos de la sociedad y el mundial de fútbol es uno de ellos.

http://es.fifa.com/mm//Photo/Tournament/Competition/01/27/05/83/1270583_FULL-LND.jpgLa estrategia de la Fédération International de Football Association (FIFA) tiene 6 ámbitos principales de actuación: residuos, agua, energía, licitaciones de obras y servicios, transporte y cambio climático. Este plan se aplica de manera distinta dependiendo del país organizador, adaptándose a sus características y su situación. Los anteriores mundiales se celebraron en Alemania, en 2006, y en Sudáfrica, en 2010, dos países muy distintos, ubicados en continentes diferentes y que no pueden ofrecer las mismas oportunidades ni presentar los mismos problemas. Por eso, esa estrategia estándar se adapta a cada torneo.

Uno de los principales focos de contaminación asociados a grandes eventos deportivos son las emisiones debidas a los vuelos internacionales. Desde el 1 de enero de este año, la FIFA tiene un programa de compensación de dióxido de carbono que pone en marcha proyectos en todo el mundo que compensen los viajes de los representantes del máximo estamento del fútbol mundial.

Además, la Federación Internacional de Fútbol proporciona a los administradores de estadios formación certificada en medio ambiente. Esto genera una concienciación entre los clubes de fútbol más importantes. El Real Madrid, uno de los más conocidos a nivel mundial, ya prevé que la próxima reforma del estadio Santiago Bernabéu lo convierta en una instalación sostenible, que incluirá sistemas bioclimáticos y una cierta autonomía en el consumo de energía mediante el aprovechamiento de las energías renovables.

Este requisito será fundamental para albergar partidos internacionales en los próximos mundiales, como el de Rusia en 2018 o el de Catar en 2022. Los campos que acojan encuentros de estas ediciones deberán tener el certificado de edificio ecológico para garantizar su sostenibilidad energética y ambiental.

http://www.london2012.com/mm/Photo/photos/General/01/25/78/03/1257803_M01.jpgEstas acciones no pasan desapercibidas por el otro gran acontecimiento deportivo que se celebra cada 4 años: los Juegos Olímpicos. En poco más de un mes, el 27 de julio, arrancará la trigésima edición en Londres y el medio ambiente estará más presente que nunca. La estrategia ecológica de las Olimpiadas de 2012 estará centrada en el agua, cuyo consumo se controlará para que pueda llegar a ser un 40% más bajo de lo que sería previsible con un uso no supervisado. El comité organizador actuará instalando sistemas de reducción de consumo y utilizando agua no potable donde en que sea posible.

Además, en el blog de Ambientum.com ya se pudo comprobar que otro acontecimiento deportivo de alcance mundial, la mítica prueba automovilística de las 24 horas de Le Mans, también mira por el medio ambiente y los proyectos innovadores.

¿Y qué podemos hacer los espectadores para contribuir al desarrollo sostenible de los eventos deportivos? La respuesta no tiene ningún misterio, porque aquí son aplicables los mismos principios que en la vida cotidiana: en los desplazamientos, pensar siempre en reducir al máximo las emisiones; en el consumo, minimizar la generación de residuos y el gasto de energía… Y, para el que tenga la suerte de acudir de forma presencial a Londres 2012 o a Brasil 2014, seguir las indicaciones de las autoridades en materia medioambiental.

Así que ya saben, este domingo disfruten de la final de la Eurocopa 2012 entre Italia y España de forma sostenible: con una reunión de amigos alrededor de un mismo aparato de televisión para reducir el consumo energético, que se hayan desplazado en coches compartidos o transporte público y procurando ser eficientes en el gasto de luz y agua para que, gane quien gane, el planeta no salga perjudicado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario