viernes, 6 de julio de 2012

La subida de la luz

Contra la subida de la luz no se puede luchar, así que lo mejor es corregir ciertos hábitos para que la factura no se convierta en un susto periódico.

Algunas de estas recomendaciones parecen muy obvias, pero con seguridad no se aplican en su totalidad:

Ÿ Apagar las luces de las habitaciones que no se usan, sustituir las bombillas por otras de bajo consumo o fluorescentes e instalar detectores de presencia en zonas comunes es algo que todo el mundo debería conocer y practicar. La inversión inicial en las luminarias mencionadas es quizá más elevada en comparación con la iluminación corriente, pero el gasto se amortiza debido a la duración mayor de las primeras.
Ÿ  Evitar las lámparas con muchas bombillas es también una buena idea. Además en verano la luz natural, en especial en las primeras y últimas horas del día, puede aprovecharse sin que el calor acompañe con demasiada intensidad.
Ÿ Eso sí, durante los meses de calor, la mejor opción para no abrasarse y tener que encender el aire acondicionado es evitar la entrada de luz y calor a mediodía, cerrando ventanas y persianas y corriendo cortinas. Estas últimas, más efectivas si son opacas.
Ÿ Si además se quiere “refrescar” la temperatura en el interior de una habitación o la casa entera sin encender el aparato del aire, es conveniente aprovechar el enfriamiento nocturno abriendo puertas y ventanas para crear corriente. También cuando amanece el aire en el exterior es más frío, y se puede aplicar el mismo sistema. 
Ÿ Los equipos eléctricos, si no se usan, mejor apagados. Además de la energía que se ahorra, estos aparatos producen calor mientras están encendidos, con la consiguiente subida de temperatura que ello conlleva.
Ÿ Respecto a los electrodomésticos, pueden ser quizá la fuente de ahorro mayor. Empezando por la cocina, lo ideal es priorizar el uso del microondas por delante del horno. Se puede ahorrar hasta un 65% en el consumo con este gesto. Si hay que utilizar el horno de cualquier manera, mejor no abrirlo innecesariamente (¡esto vale también para la nevera!). Ah, y no es necesario precalentarlo y sí aconsejable apagarlo cinco minutos antes de que termine de calentar.
Ÿ Otra “ayuda” es el uso de moldes de vidrio, lacados o negros para absorber el calor más eficientemente. Además, emplear cacerolas y sartenes de mayor diámetro que los quemadores de la vitrocerámica contribuye a disminuir la pérdida de energía. Para completar, mencionar la olla a presión como sistema idóneo de cocina (en lo que a energía se refiere) y mantener el frigorífico libre de hielo (puede conllevar hasta un 30% de ahorro).
Ÿ El consejo de poner lavadora/lavaplatos/secadora cuando estén llenos es un clásico en una lista de consejos de ahorro, como lo es lavar con agua fría cuando sea posible.
Ÿ En cuanto a los “enchufables”, una opción muy buena es conectarlos a un ladrón con conexiones múltiples. Al desconectarlo, los aparatos enchufados se apagarán, reduciendo así el gasto. No hay que olvidar el famoso “stand by”, una opción destinada al destierro si ahorro energético se trata. Mejor apagar del todo.
Ÿ Importante: al terminar de cargar el móvil, hay que desenchufar el cargador, pues sigue consumiendo energía aunque no se use.

No hay comentarios:

Publicar un comentario