viernes, 27 de julio de 2012

Un kit para prevenir comercio ilegal de animales y plantas

La Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC), en colaboración con el Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC, por sus siglas en inglés) ha presentado recientemente un kit de herramientas para la prevención del comercio ilegal de flora y fauna silvestre. De forma paralela, ha anunciado la aportación de 600.000 dólares para apoyar este tipo de actuaciones de los gobiernos.

Cada día, en las zonas más ricas en biodiversidad del planeta y de forma ilegal, las plantas son taladas o cosechadas y los animales cazados. A menudo, el botín obtenido se utiliza para satisfacer las necesidades de los mercados negros internacionales, controlados por organizaciones criminales.

El problema es que el tráfico, suministro, posesión y consumo de fauna y flora silvestres, obtenidos al margen de la legislación nacional e internacional, está ocurriendo a una escala que representa un riesgo inmediato para las especies y los ecosistemas, así como para las personas que dependen de ellos para su sustento. Los impactos económicos, sociales y ambientales del tráfico ilícito de fauna silvestre han sido reconocidos en el documento final de Río+20: El futuro que queremos, firmado por más de 100 Jefes de Estado el 22 de junio de 2012.

Sin embargo, la delincuencia relacionada con la vida silvestre sigue estando bastante olvidada en comparación con otras áreas de comercio ilícito, como puede ser el tráfico de drogas. El ICCWC no ha cifrado las pérdidas económicas que supone esta actividad, pero se estima que se encuentran entre los 16 y 27 millones de dólares, incluyendo madera y especies marinas. Algunas de los productos ilegales más lucrativos incluyen partes de tigre, marfil, cuernos de rinoceronte o pájaros exóticos y reptiles.

Por eso, en colaboración con el ICCWC, la UNODC se encargó de la elaboración de la guía de análisis, un kit de herramientas para funcionarios de gobierno, aduanas, policía y otros organismos con un marco para analizar, prevenir, detectar y combatir los delitos contra la vida silvestre y los bosques.

El kit de herramientas se pondrá a prueba en asociación con algunos gobiernos nacionales. Este “toolkit” será de gran valor para impulsar la formación policial, fortalecer el poder judicial y la persecución, y promover la cooperación internacional para luchar contra unas actividades que causan daños irreparables a los bosques y a las especies en peligro de extinción además de alimentar la corrupción generalizada, el lavado de dinero, el fraude, la violencia y el impacto en los medios de vida sostenibles.

El objetivo es ampliar el esfuerzo colectivo por el reconocimiento de los graves riesgos que esta clase de delincuencia ocasiona a la vida silvestre, las personas y la naturaleza. Se trata de proporcionar una aplicación efectiva y una respuesta coordinada a nivel mundial, para dar un mayor apoyo a los organismos regionales y nacionales. Para ello, se está haciendo el mejor uso de técnicas y tecnologías modernas, atrayendo más recursos financieros y humanos y tratando de suprimir la forma más eficaz la demanda que está impulsando el comercio ilegal. 

viernes, 20 de julio de 2012

La iniciativa Yasuní



Se dice que el Parque Nacional de Yasuní, en Ecuador, es uno de los pocos reductos del planeta en los que el cambio climático aún no ha hecho mella, y sigue intacto desde tiempos inmemoriales.

La zona que comprende el Parque, que ocupa un área aproximada de 982.000 hectáreas, se encuentra en la cuenca del Amazonas, a 250 kilómetros al oeste de Quito. Aunque ya disponía de una figura de protección anterior (en 1979 fue declarado Parque Nacional), en 1989 fue designado por la Unesco reserva de la biosfera, título bien merecido teniendo en cuenta que es una de las áreas con mayor biodiversidad del planeta. Además, en Yasuní conviven dos tribus no contactadas: los tagaeri y taromenane.

El problema de Yasuní es que tiene también otra característica que lo convierte en un jugoso foco de atención internacional: su subsuelo está repleto de petróleo, concretamente de 846 millones de barriles de crudo en el campo ITT (siglas de (Ishpingo-Tambococha-Tiputini) que representan el 20% de las reservas del país. Por suerte, en Ecuador no han llegado a considerar la explotación.

Ya en 1998, el gobierno de Jamil Mahuad declaró la parte sur como “zona intangible”, de manera que no puede realizarse ningún tipo de acción extractiva que altere su valor ambiental. En 2007, el actual presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció su compromiso de mantener Yasuní inalterable, para lo que propuso ante la ONU un mecanismo de financiación internacional: la iniciativa Yasuní.

El funcionamiento es sencillo: a través contribuciones de la comunidad internacional, se crea un fondo administrado por el PNUD que dedica sus esfuerzos a desarrollar fuentes de energía alternativas en Ecuador. El valor de este depósito es de 3.600 millones de dólares, equivalente al 50% de lo recibiría el Estado si optara por la explotación petrolífera.

El programa tiene una duración de 12 años, y ya cuenta con una aportación de 200 millones y un horizonte poco halagador: la crisis ha tenido un impacto muy negativo y se han frenado numerosas inversiones previstas, en especial las procedentes de Europa.

Al menos en Ecuador existe la intención, no como en otros teritorios donde la deforestación, las extracciones y la especulación han dejado sin vuelta atrás la destrucción de biodiversidad única en la Tierra.

viernes, 13 de julio de 2012

La vecina de enfrente

¡Hola!

Soy tu vecina de enfrente, esa que a pesar de vivir en el octavo, baja las escaleras andando. Sí sí, ésa que se lleva siempre su propia bolsa al súper y mira y remira todos los productos para escoger aquellos de temporada y procedencia local. Sí hombre, la que siempre va en transporte público y cuando coge el coche, ¡lo lleva lleno de gente! Y eso, si no voy a montar en bici por algún parque.

¿Sigues sin saber quién soy? Creo que hace poco nos cruzamos en el portal y me preguntaste a dónde iba de vacaciones, y te respondí que al campo, que es lo que más me gusta en el mundo, y puedo respirar aire de verdad. Y que me iba en tren, que el avión contamina mucho y no puedo disfrutar del paisaje.

También recuerdo el día en que te reíste porque yo iba cargada con 5 kilos de papeles para tirar al contenedor azul. Seguro que te hubieras reído más media hora más tarde, cuando conseguí tirar las botellas de vidrio que tenía en casa al amarillo, todas tamaño XXL. Porque también me gustan los productos a granel: así consumo menos envases y ¡no veas lo que me ahorro!

¡Hasta tus hijos me conocen! El otro día, el pequeño me estuvo contando que en el cole le han enseñado a ahorrar agua en casa, y te lo iba a contar porque “los mayores no saben”. Es curioso como los niños se dan cuenta de esos detalles… además, como ese día estaba hablador, hizo un intento de explicarme que el aceite usado hay que guardarlo para luego llevarlo a un Punto Limpio. Va por buen camino, el chaval.

Ya vas recordando, ¿no? Pues te voy a contar una cosa: no soy tu vecina de enfrente. Soy solo una persona que cree que el stand by en los aparatos de la casa no debería funcionar nunca. O encendido, o apagado. Que desenchufa todo lo enchufable cuando no lo utiliza, porque sabe que consume energía igual. Que llena la lavadora hasta los topes y solo lava con agua fría. Soy esa chica que, a pesar de pasar calor en verano, como la mayoría de españoles, no tiene aire acondicionado, y a pesar de ello no paso calor porque sigue sus propios consejos. Y no solo eso: utilizo bombillas de bajo consumo, me ducho en vez de bañarme, bebo siempre agua del grifo y estoy intentando plantar mi propio huerto en el balcón. Incluso me he bajado a mi Smartphone varias aplicaciones “verdes”.

Podrías pensar que soy una ecologista, o que es imposible que una persona concentre tantos (a mí me parecen pocos) gestos respetuosos con el medio ambiente sin olvidarse ninguno. Pues verás, no es solo posible sino que además es fácil. Me resulta de lo más natural actuar de forma consecuente a mis ideas, mi economía y mi educación. Y sobre todo, a mi firme creencia de que la única salida a la desvirtuada crisis es pasar por el empleo verde que, por desgracia, va a tardar más de lo esperado en llegar.

viernes, 6 de julio de 2012

La subida de la luz

Contra la subida de la luz no se puede luchar, así que lo mejor es corregir ciertos hábitos para que la factura no se convierta en un susto periódico.

Algunas de estas recomendaciones parecen muy obvias, pero con seguridad no se aplican en su totalidad:

Ÿ Apagar las luces de las habitaciones que no se usan, sustituir las bombillas por otras de bajo consumo o fluorescentes e instalar detectores de presencia en zonas comunes es algo que todo el mundo debería conocer y practicar. La inversión inicial en las luminarias mencionadas es quizá más elevada en comparación con la iluminación corriente, pero el gasto se amortiza debido a la duración mayor de las primeras.
Ÿ  Evitar las lámparas con muchas bombillas es también una buena idea. Además en verano la luz natural, en especial en las primeras y últimas horas del día, puede aprovecharse sin que el calor acompañe con demasiada intensidad.
Ÿ Eso sí, durante los meses de calor, la mejor opción para no abrasarse y tener que encender el aire acondicionado es evitar la entrada de luz y calor a mediodía, cerrando ventanas y persianas y corriendo cortinas. Estas últimas, más efectivas si son opacas.
Ÿ Si además se quiere “refrescar” la temperatura en el interior de una habitación o la casa entera sin encender el aparato del aire, es conveniente aprovechar el enfriamiento nocturno abriendo puertas y ventanas para crear corriente. También cuando amanece el aire en el exterior es más frío, y se puede aplicar el mismo sistema. 
Ÿ Los equipos eléctricos, si no se usan, mejor apagados. Además de la energía que se ahorra, estos aparatos producen calor mientras están encendidos, con la consiguiente subida de temperatura que ello conlleva.
Ÿ Respecto a los electrodomésticos, pueden ser quizá la fuente de ahorro mayor. Empezando por la cocina, lo ideal es priorizar el uso del microondas por delante del horno. Se puede ahorrar hasta un 65% en el consumo con este gesto. Si hay que utilizar el horno de cualquier manera, mejor no abrirlo innecesariamente (¡esto vale también para la nevera!). Ah, y no es necesario precalentarlo y sí aconsejable apagarlo cinco minutos antes de que termine de calentar.
Ÿ Otra “ayuda” es el uso de moldes de vidrio, lacados o negros para absorber el calor más eficientemente. Además, emplear cacerolas y sartenes de mayor diámetro que los quemadores de la vitrocerámica contribuye a disminuir la pérdida de energía. Para completar, mencionar la olla a presión como sistema idóneo de cocina (en lo que a energía se refiere) y mantener el frigorífico libre de hielo (puede conllevar hasta un 30% de ahorro).
Ÿ El consejo de poner lavadora/lavaplatos/secadora cuando estén llenos es un clásico en una lista de consejos de ahorro, como lo es lavar con agua fría cuando sea posible.
Ÿ En cuanto a los “enchufables”, una opción muy buena es conectarlos a un ladrón con conexiones múltiples. Al desconectarlo, los aparatos enchufados se apagarán, reduciendo así el gasto. No hay que olvidar el famoso “stand by”, una opción destinada al destierro si ahorro energético se trata. Mejor apagar del todo.
Ÿ Importante: al terminar de cargar el móvil, hay que desenchufar el cargador, pues sigue consumiendo energía aunque no se use.