viernes, 26 de abril de 2013

Cine libre de fracking

Ya podéis ir a ver la película Tierra Prometida, que cuenta con actores como Matt Damon, Rosemarie DeWitt y Frances McDormand entre otros, en la que se trata un tema tan relevante en la actualidad como es el fracking.

La película trata sobre dos agentes de una compañía de gas natural que llegan a un pueblo para convencer a sus ciudadanos de la necesidad de esa fuente energética como remedio para salir de la crisis, puesto que supondrá dinero para ellos. Ello implica la construcción de instalaciones que desvirtuarán la identidad personal, geográfica y económica de esa zona. A continuación, los protagonistas encontrarán todo tipo de obstáculos, desde el vecino intolerante hasta el ecologista que intenta detener la catástrofe.

El gas se extraería a través de una técnica llamada "fracking", que consiste en la inyección a presión de algún material como agua con arena o productos químicos en el terreno, para ensanchar las fracturas y vetas del sustrato rocoso que encierra el gas o el petróleo y de esa manera favorecer su salida hacia el exterior.

Es una historia moralista sobre el dinero y la dignidad, el progreso y las esencias. Es más, todo apunta a que esta película dirigida por Gus Van Sant no quiere complicarse la vida más allá de ese esquema. Y que Damon apelará al espíritu del otro de los protagonistas de la película, para lanzar un track progresista sobre la supuesta maldad de las grandes empresas. Por ello, os recomendamos ir a ver esta película.

El fracking es una técnica de extracción de gas, prohibida en multitud de lugares. De hecho, Ecologistas en Acción y Amigos de la Tierra son quienes han declarado un cine libre de fracking, en una acción organizada con motivo del preestreno de la película Tierra Prometida. Han querido así rendir homenaje a las plataformas ciudadanas de nuestro país y al centenar de municipios declarados libres de fracking.

Hace algunos días, una multitud de personas escribió sus propios mensajes para formar un panel de colores en plena calle, en los cuales se podían leer frases como: “Qué el fracking sea solo ciencia ficción” o “No queremos que nos fracturen el futuro”, entre otros. Con ello resulta evidente que parte de nuestra sociedad está en contra de esta práctica tan agresiva, y que hitos como esta nueva película, impulsan sin duda la restricción de ciertas actuaciones que están perjudicando en gran medida nuestro planeta.

De forma similar al pueblo de la película, casi un centenar de municipios de España ya se han declarado “libres de fracking”, a partir de las investigaciones que diferentes compañías energéticas han desarrollado en varias comunidades autónomas.

No debemos apostar por un modelo derrochador y peligroso frente a las fuentes de energía renovable. Y del mismo modo, resulta de vital importancia que nuestro país se asemejara a países de la Unión Europea, como Francia, Austria y la República Checa, que ya han puesto en marcha una moratoria a esta técnica extractiva.

¿Para qué dejar nuestro territorio destrozado, cuando en la superficie disponemos de viento y sol para obtener energía de sobra?

No hay comentarios:

Publicar un comentario