viernes, 3 de mayo de 2013

¿Se manipulan los precios de los carburantes?

Hoy en el blog vamos a tratar un tema que está creando cierta polémica: los informes mensuales sobre la distribución de carburantes en estaciones de servicio españolas, en el último año, han manifestado una evolución inusual de los precios de la gasolina y diesel para el domingo, lunes y martes de cada semana.

De hecho, se ha apreciado un mismo patrón de comportamiento durante varios meses. Esta polémica reside una bajada del precio de los carburantes entre el domingo y el lunes, que se acompaña de una subida posterior el martes de cada semana. 

El nombre que le han adjudicado varios expertos a esta situación ha sido “efecto lunes”.

El dato más llamativo es que las tres compañías con mayor número de gasolineras en España (Repsol, Cepsa y Campsa) registran este denominado "efecto lunes".

Esta conducta de los precios se ha acrecentado desde el mes de octubre, siendo de importante magnitud en los meses de noviembre y diciembre. Concretamente, esta situación es más acentuada en el caso del gasóleo A.

Lo curioso de este asunto es que esta diversificación de datos no ha venido acompañado de una variación de las cotizaciones internacionales.

Por todo ello, es de vital importancia abrir un expediente informativo que permita determinar la causa del “efecto lunes”, e identificar qué operadores pueden estar siendo responsables de estas acciones. Además, justo el día que sube el precio de los carburantes, los precios de las gasolineras se comunican a Europa para su seguimiento y comparación a nivel continental.

Lo crucial sería conseguir determinar la significatividad de esta conducta, ya que no se trata de un comportamiento aleatorio. Desde Ambientum, os invitamos a debatir si esto puede o no guardar relación con una presunta manipulación de los precios de las gasolinas y gasóleos de nuestros automóviles.

Como ya he mencionado, el primer día de la semana es el día de mayor reporte de precios a nivel europeo de los carburantes, por lo que este tema toma aun mayor relevancia.

Por otro lado, expertos han elaborado estudios al respecto con de métodos estadísticos, a partir de los cuales es posible demostrar la existencia de indicios de manipulación en los precios. Entre las conclusiones, se remarca que la valía del suministro de la gasolina y el gasóleo supone un 80% del precio antes de impuestos de los carburantes en España, siendo el que inicialmente determina los precios finales y de sus oscilaciones a lo largo del tiempo.

Es aquí donde reside entonces la posibilidad de comprobar si estos comportamientos de los lunes son adecuados.

En los años del periodo analizado se identifican subidas y bajadas de las cotizaciones internacionales de los productos de la gasolina 95 y del gasóleo A en variaciones porcentuales similares a las registradas en el año 2012. Sin embargo, ninguno de esos sucesos viene acompañado de un “efecto lunes” en los precios de los carburantes como el registrado en el año 2012. Por lo que para esta actuación no existe una correspondencia entre la evolución de las cotizaciones internacionales y las variaciones de los precios finales que se registran los lunes y martes.

Las conclusiones sobre la evolución de los precios durante estos tres días consecutivos de la semana no se verían afectadas por las variaciones de los productos de referencia en los mercados internacionales, dado que durante los fines de semana no hay operación en los mercados. 

Los precios considerados para el análisis son los precios diarios de venta al público de los carburantes de automoción comercializados en Península y Baleares, antes de la aplicación de posibles descuentos.

Se observa, por tanto, un aumento, fundamentalmente en el año 2012, del número de lunes en los que se registran decrementos de precios. En concreto, en más del 70% de los lunes de 2012 los precios cayeron con respecto al domingo, siendo el rango de variación de estas caídas mucho más amplio que los registrados en años anteriores, concretamente del orden de 3 c€/lt.

Queremos también apuntar, que nuestro Gobierno no parece tener demasiado interés en mediar en el tema del "efecto lunes" de los carburantes, esencialmente por dos razones: por un lado, le permite salir mejor parado en la comparación de precios de carburantes entre países, y por otro, puede servirle incluso de herramienta para camuflar subidas de precios con malos efectos en la inflación.

Razones del diagnóstico

Se ha llegado a esta posible conclusión ya que por un lado, tenemos una clara anomalía en una bajada de precio el lunes y un repunte posterior el martes, por lo que no puede justificarse por una evolución de las cotizaciones internacionales de los precios de la gasolina 95 y el gasóleo A.

Por otro lado, las diferencias de precios de los carburantes de los lunes respecto al domingo han ido evolucionando hacia valores negativos.

Además, las diferencias de precios de los carburantes de automoción registradas los martes respecto al lunes anterior han ido evolucionando a lo largo del tiempo hacia valores cada vez más positivos.

En el 49% de los casos se observa que la caída de precio del lunes va acompañada de un incremento el martes. Prácticamente todos estos casos corresponden al segundo semestre del año.

Cabe también destacar que llega un momento en el que el aumento de precios del martes es siempre superior a la caída del lunes. 

Es sabido por muchos que repostar los lunes es relativamente más barato que el resto de días de la semana. A causa de esta estrategia generalizada que utilizan las grandes cadenas, pueden conseguir así no hacerse competencia, aunque todo ello, a costa de nuestro bolsillo.

Por nuestro compromiso con el medio ambiente, afirmamos sin duda alguna que es una situación muy preocupante la que nos muestran las estaciones de servicio españolas, no solo porque la energía procedente de materiales fósiles es enormemente dañina para nuestra naturaleza, sino porque además nos engañan y manipulan las grandes empresas de suministros de carburantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario