viernes, 21 de junio de 2013

El árbol más gigantesco del mundo

En la naturaleza, el árbol es sinónimo de protección y poder sobre los seres vivos, de hecho, se ha llegado a decir que éstos eran el punto de unión entre el cielo, la tierra y el agua.

Hoy os vamos a hablar sobre el árbol más grande del mundo, por ser digno de mención tras haber sobrevivido a todo tipo de adversidades e impactos que las actividades antropicas originan sobre los seres vivos del planeta Tierra. Los árboles más grandes de la Tierra son, sin duda, las Sequoias gigantes, y sólo crecen en Sierra Nevada, California y Estados Unidos.

Éste ejemplar es una sequoia, y recibe el llamativo nombre de General Sherman, un militar, educador y escritor estadounidense. Es un ejemplar de “Sequoiadendron giganteum” o Secuoya Gigante, emparentado con el género Sequoia, y lo podemos encontrar en Giant Forest, dentro del Sequoia National Park, el cual se encuentra situado en el estado de California.

El porqué de esta entrada del Blog, es que este árbol está considerado como el ser vivo con mayor cantidad de biomasa de la Tierra. Este ejemplar con forma de triángulo y tronco marrón, cuenta con nada más y nada menos que 83,8 metros de altura. No obstante, dista de ser el más alto, llevándose el galardón otra espectacular sequoia llamada Hyperión, con más de 115 metros de altura. Sin embargo, nuestro protagonista de hoy, General Sherman, es el árbol con mayor volumen neto debido a que su tronco abarca   unos 31 metros, es decir, unos 11 metros de diámetro en la base, lo que concluye un volumen estimado de 1486,6 metros cúbicos. Para que os hagáis una idea, esta cantidad es el equivalente al peso de 19.000 personas. De hecho, cada año el diámetro de su tronco crece cerca de 1,5 cm.
Por otro lado, unos estudios recientes han determinado la edad exacta, de este maravilloso ejemplar de sequoia, de 2000 años, es decir, sin duda la sequoia es un claro ejemplo de longevidad.

Como hecho puntual, hace siete años se cayó su rama más grande por causas meteorológicas, cuyo diámetro era de unos 2 metros y su longitud de más de 30 metros, destruyendo el vallado que lo rodea y el camino que conduce a el.

Este es sin duda un caso digno de admiración, por lo que desde Ambientum rompemos una lanza a favor de la urgente y necesaria protección de ejemplares cuya corteza tiene más de un metro de grosor, la longitud de sus ramas es a partir de unos 40 metros y un peso de más de 2000 toneladas como esta sequoia en particular, y del resto de vegetación en general.

No hay comentarios:

Publicar un comentario