viernes, 7 de junio de 2013

Obsolescencia programada


Hoy vamos a tratar el concepto Obsolescencia, que con los años va cobrando mayor fuerza.
Años atrás, se trataba de una estrategia de marketing, pero en realidad, es una estafa enmascarada hacia los consumidores, y lo que es peor, a la ciudadanía en general ya que afecta al medio ambiente y a la disponibilidad de recursos en nuestro planeta.

Se trata del diseño de productos con una vida mucho más limitada de lo que la tecnología y los procesos industriales permiten. De hecho, todos tenemos muchísimos ejemplos a nuestro alrededor, como son los ordenadores que dejan de servir por falta de memoria RAM, teléfonos móviles a los que les falla la batería, lavadoras que se rompen a los cinco años de vida y en la mayoría de las ocasiones es más barato comprar una nueva que reparar.

Anteriormente, primaba elegir productos electrónicos de buena calidad, la cual asegurase su duración y fácil reparabilidad, por lo que cabria preguntarnos ¿Cómo hemos permitido llegar a esta lamentable situación? La respuesta sencilla es que el mercado ha cambiado, y en la actualidad no nos quieren vender productos, sino una sensación, moda, marcas, actitudes, calidad de vida…

Además, las modas afectan a todos los productos que nos rodean, influyendo en el cambio de éstos.

El tema tratado en este artículo, va mucho más allá del fraude a nosotros los consumidores, ya que es sabido que la duración de ciertos productos no va a ser prolongada, y en numerosas ocasiones es el propio consumidor el que decide cambiar porque un nuevo modelo le ofrece ventajas añadidas.

El problema reside en los recursos naturales empleados para su fabricación, incrementando la presión sobre los escasos recursos naturales de nuestro planeta.


Consecuencias graves

El aluminio, por ejemplo, presente en vehículos y envases, es un material que causa serios problemas ambientales, asociados a su extracción y procesado. Se necesitan productos químicos tóxicos para su extracción que en muchas ocasiones acaban en el entorno.

Otro ejemplo es el litio, utilizado en los productos tecnológicos, como móviles o portátiles. Su presencia en nuestro planeta es escasa y muy concentrada en pequeñas áreas geográficas. En los últimos años ha provocado un aumento de los impactos ambientales causados por su extracción.

El problema se agrava al constatar los bajos niveles de reciclaje de nuestro país.

De hecho, los mayores impactos de la extracción de recursos naturales se producen en países empobrecidos, empeorando así sus estándares de vida, contaminando tierras y afectando a la salud de las comunidades.

Este tema nos preocupa especialmente ya que más del 70% de nuestros residuos se vierte o incinera, evitando así el uso de materias primas recicladas o reutilizadas, y por tanto aumentando la dependencia de recursos naturales primarios. No podemos continuar con la “incultura” del usar y tirar”, de la mano de una nefasta gestión de los residuos.

Para evitar todos los problemas mencionados, apuntamos que el mejor residuo es el que no se produce.

Concluimos que esta situación es totalmente insostenible.

El exitoso documental “Usar, tirar, comprar” generó un gran debate en las redes sociales tras su emisión en La 2 en octubre del año pasado, e hizo que mucha gente escuchara por primera vez el término “obsolescencia programada”. Pinchando aquí se puede ver el documental.

1 comentario:

  1. Muy interesante y totalmente de acuerdo con el artículo. Pero con eso de ''en la mayoría de las ocasiones es más barato comprar una nueva que reparar'' no estoy del todo de acuerdo, ya que según que tipo de electrodoméstico y dependiendo de la marca, sería mucho mejor repararlo porque comprar otro artículo de la misma calidad podría ser muy caro, salvo que compren uno de muy bajo costo y sepan que les durará lo mismo o menos que el que tenían.

    Pero lo dicho, totalmente de acuerdo que la situación es insotenible y ese documental me lo apunto.

    Un saludo,
    Reparación lavadoras madrid

    ResponderEliminar