viernes, 31 de mayo de 2013

Recorriendo el ártico



En la entrado del blog de hoy viernes, vamos a dejaros pequeñas trazas sobre la visión y opinión de importantes expertos e investigadores a cerca del estado general y alarmante de los glaciares del Ártico. Todo ello en pocos años, gracias a una experiencia larga y ardua en el Ártico.
Los expertos que han tenido la enorme suerte de vivir esta experiencia y caminar por estos terrenos estériles, yendo en pequeños barco a un punto del fiordo de Qaleragdlit en el extremo sur de Groenlandia o comenzando sus travesías en trineo arrastrado por cometas gigantes en total autonomía, han sido capaces de transmitirnos al resto del planeta lo especial de este territorio y el enorme daño que le estamos provocando.

Incluso, han llegado a recorrer puntos donde se unía una montaña y un glaciar de unos 7-8 Km de largo con un frente glaciar (donde nacen los icebergs) de aproximadamente 2 Km de ancho, observando cómo algunos glaciares caen al mar sin interrupción.

Las personas en las que nos hemos inspirado para la realización de esta entrada, son aquellos que participaron en la expedición Transgroenlandia 2001, la cual se convirtió en la travesía polar más rápida de la historia (2.225 Km en 32 días). Todo ello ocasionado por la utilización de un vehículo totalmente ecológico en la larga y sufrida historia de la exploración polar. Dicho vehículo estaba impulsado por energía eólica, pudiendo atravesar casquetes polares de una manera realmente eficiente. 


Ellos, tras un periodo de cuatro años, regresaron a lugares en los que ya habían estado con anterioridad,  observaron cambios alarmantes como pequeñas playas de arena de unos 15-20 metros de ancho. A causa de ello dudaron en cierto momento de su orientación, pero lamentablemente no era así ya que lamentablemente el hielo había desaparecido en este periodo tan corto de tiempo. Simplemente el glaciar había retrocedido bastantes metros y ahora moría en esta nueva y pequeña playa.

Dos años después de este acontecimiento, un día relativamente cálido, realizaron una nueva travesía con esquís por el casquete polar de Groenlandia, cuyo final también sería el fiordo de Qaleragdlit. Curiosamente ya no había una pequeña playa, sino una mucho más grande de más de 200 metros. Y solo habían pasado 2 años desde la última vez que había estado en ese lugar.

Además, en este lugar,  la altura del hielo había disminuido considerablemente de todo el frente glaciar y tambien, el glaciar que “corría” paralelo a la montaña durante esos 7-8 Km se había separado más de 100 metros dejando una formidable rimaya.



¿Que está pasando?

Leyendo varios documentos sobre el recorrido del Ártico desde Siberia a Canadá, desde Groenlandia al Polo Norte, recorriendo probablemente más de 100.000 km en las regiones árticas, concluimos que están retrocediendo salvajemente los glaciares en pocos años. De hecho, los Inuit ya no pueden ir en trineo de perros a cazar y pescar porque el mar ya no se congela en todo el año como lo hacía anteriormente.


Del mismo modo, están apareciendo nuevas tierras e islas antes cubiertas por el hielo y que por lo tanto ni siquiera estaban cartografiadas.

Asimismo, algunos países tendrán que realizar una frenética evacuación de la estación de investigación tras una ruptura en una base de hielo.

Ciertos políticos han llegado a mencionar, que la fusión del hielo abre nuevas posibilidades a las rutas de navegación y la explotación de los recursos naturales, pero el cambio climático no trae ventajas para la economía, sociedad, industria, consumo y producción.

¿Hay que sacrificar realmente los últimos paisajes vírgenes de nuestro planeta sólo por obtener más beneficios a través de nuestro actual sistema capitalista?

Al fin y al cabo, todos dependemos del hielo del Ártico.

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/05/17/barcelona/1368804724.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario