viernes, 12 de julio de 2013

¿Crisis o cambio climático?


¿Es posible que la crisis económica de nuestro país haya quitado protagonismo al cambio climático en relación a las prioridades que todo ser humano debería de darles?

En respuesta a ello, nos ha resultado preocupante leer un informe, realizado por la Fundación Mapfre,  que afirma que la crisis económica ha reemplazado en los últimos años al cambio climático en el podio de la preocupación de todos los ciudadanos de nuestro país.

De hecho, los españoles han reducido el gasto energético para ahorrar dinero, pero no por el medio ambiente, y es aquí donde reside el problema que os queremos mostrar hoy a vosotros nuestros lectores.

Por desgracia, el tema que prima en la mente de los españoles a día de hoy, es nuestra crítica situación económica, pero a pesar de que es necesario que hagamos arduo hincapié en este problema,  no deberíamos olvidarnos de que los niveles de contaminación de Madrid continúan sin respetar las exigencias de la UE, y junto con ello,  que sigue agravándose el famoso problema del cambio climático. Esta es una cuestión que nos concierne a todos, ya que existe un consenso científico que asegura que el origen del gran incremento de gases de efecto invernadero es, casi enteramente, antrópico.

También es cierto, que aunque haya aumentado la cantidad de ciudadanos que consideran que el cambio climático es un fenómeno real, se ha reducido el nivel de atención que se le debería brindar, pasando a ocupar la novena posición en el ranking anual de las preocupaciones de los españoles.

A pesar de ello, cabe destacar que cada vez se está adquiriendo mayor conciencia sobre la importancia del fenómeno, aunque parezca que la acción política y mediática no le preste un especial interés. De hecho, diversas encuestas nos muestran que nueve de cada diez ciudadanos están realmente convencidos de que el cambio climático es real, pero la crisis económica es para los mismos una cuestión a la que dedicar más esfuerzo.

No obstante, el informe consultado asegura que están cambiando algunos de nuestros comportamientos, aunque no precisamente por luchar contra el fenómeno del cambio climático, sino por la crisis económica. Uno de los cambios de comportamiento más palpables es el que tiene que ver con el ahorro energético, en el que sólo unan minoría de los encuestados afirma que es para reducir la contaminación. Otros ejemplos son el uso de bolsas propias para reemplazar las de plástico, ahorro de luz y la preferencia de la bicicleta en lugar del coche.

Es clave tener claro que el futuro de la economía debe apoyarse en todo momento en la sostenibilidad y el respeto por el medio, por lo que no es coherente priorizar de la manera que lo estamos haciendo.

En definitiva,  entre cuidar el medio ambiente y ahorrar en gastos, los españoles,  en general, nos inclinamos por lo segundo. Sabemos que hay un problema, pero parece que  estamos esperando algo que active un mecanismo de respuesta conjunta.

 Pero no todo es negativo, os recordamos que estamos ya en el cambio hacia una economía más verde, sostenible y solidaria. Además, muchas de las actuaciones que hemos descrito a lo largo del artículo son beneficiosas para el medio ambiente, aunque la sociedad no las esté realizando pensando en esta cuestión, si no en su economía doméstica.

En definitiva,  el cambio climático es uno de los grandes retos del siglo XXI, y aun queda mucho por hacer.




No hay comentarios:

Publicar un comentario