viernes, 15 de noviembre de 2013

Árboles singulares

Quizás a poca gente se le haya ocurrido la idea de hacer turismo arbóreo, me explico, dedicar una jornada para visitar árboles. No me refiero a un paseo por el parque o bien por el campo, sino a un paseo visitando los árboles singulares de la geografía española.

Un árbol singular es un árbol que por su edad, forma  de la copa, diámetro del tronco, su vinculación histórica u otras características  son particulares. Por ello  y con el objetivo de hacer llegar al público éste patrimonio natural  se crea la figura del árbol singular.

Podemos encontrar árboles con esta catalogación especial en muchos puntos de España, gracias a diferentes páginas webs  podemos identificarlos, ya que en ellas se indica el punto exacto en el que se encuentran así como una descripción de los mismos. Algunas de las webs de la Comunidad de Madrid son las siguientes:



Hay varios libros publicados que versan sobre este tema  algunos de los títulos  son “árboles singulares de España”o “Guía de los árboles singulares de España”.

Así mismo en la Casa de Campo de Madrid hay una amplia ruta dedicada a estos árboles con cárteles informativos de cada uno de ellos, en éste blog especifica el recorrido  seguir.


Sabina de el Hierro./ @Wikipedia
Uno de los árboles singulares que más conocido mundialmente es una Sabina Canaria (Juniperus turbinata canariensis) en la isla de El Hierro, ésta sabina presenta una forma tumbada muy característica  y que se debe al modelado constante que ha sufrido como consecuencia de los continuos vientos aliseos que la azotan.

O el Abedul de  Hinojosa (Betula alba) en Castilla y León y que tiene como singularidad el engrosamiento de sus ramas laterales lo que le confiere un aspecto de candelabro.



En la Comunidad de Madrid hay catalogados 257 árboles singulares y entre ellos uno de los más destacados en un tejo de unos 1500 años que se encuentra en Rascafría. Tras catalogar éstos árboles como singulares se trabaja por mantenerlos saludables y cuidados, sin embargo las inclemencias meteorológicas, las plagas, o los desastres provocados por el hombre hacen que en ocasiones el trabajado llevado a cabo a lo largo de los años no llegue a buen fin, es el caso por ejemplo de un olmo de Cubas de la Sagra.

Otro de los proyectos más destacados es el de Catedrales Vivas, en Salamanca, que impulsa la Fundación Tormes-EB. Como bien explica en su web, se trata de:

“Una ruta con folleto autoguiado por distintos municipios enlaza diez árboles monumentales que en algunos casos superan los 500 años. De ahí el calificativo de catedrales. Sus formas caprichosas en unas ocasiones, su impresionante porte en otras y la siempre merecida admiración por estos ancianos testigos de nuestra historia, configuran una ruta difícil de olvidar.

Un recorrido que te acercará, por ejemplo al moral más grande de España, en San Pelayo de Guareña, o bajo los brazos de los imponentes Alcornoques de los Carreteros, en Valdelosa. La ruta visita también los árboles monumentales de Torresmenudas, Valverdón, Juzbado, Florida de Liébana, Almenara de Tormes, San Pedro del Valle, Santíz y Zamayón. No te arrepentirás de realizar esta ruta única.”

Podéis encontrar información interesante sobre el tema en la web de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, que impulsa el proyecto EnArbolar (http://www.fundaciontormes-eb.org/). Este proyecto, además, cuenta con la participación del Observatorio de Árboles Singulares.


Estos son algunos ejemplos, pero como antes hemos mencionado hay muchos más casos  en toda la Península. Desde Ambientum os animamos a que conozcáis y os intereséis por este patrimonio, el de los árboles singulares   que  como meros espectadores  y testigos de la historia de éste país han permanecido durante siglos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario