viernes, 13 de diciembre de 2013

Acidificicación de los océanos

Continuamente oímos hablar del efecto invernadero o el cambio climático y erróneamente pensamos que se tratan de problemas ambientales a nivel atmosférico. Sin embargo estamos muy confundidos, ambos fenómenos comparten al menos en parte el origen de sus problemas, el CO2. El dióxido de carbono es un gas que difunde fácilmente y  se encuentra en  la atmósfera, biosfera y en los océanos.

Aproximadamente un tercio del  CO2 procedente de la actividad humana se disuelve en el agua, éste forma un equilibrio químico entre diferentes especies tanto iónicas como no iónicas: dióxido de carbono libre en disolución, ácido carbónico, bicarbonato y carbonato  dependiendo la relación entre ambas de otros factores como son la temperatura y la alcalinidad del mar.  

Cuando el CO2 se disuelve en el agua se forma ácido carbónico responsable de la acidificación de los océanos, fenómeno originado  por el aumento de emisiones de CO2 de origen antropogénico. Éste aumento de emisiones ha favorecido una acidificación del 30% del océano desde que tuviera lugar el inicio de la Revolución industrial debido al notable incremento de la quema de combustibles fósiles.

pH de la superficie marina./ @ Wikipedia
Los datos registrados revelan que el pH del mar ya ha disminuido 0.1 puntos y que de seguir aumentando las emisiones de CO2 a esta velocidad en 2050 los océanos alcanzarán los niveles de acidez más altos de los últimos 20 millones de años.

El océano está desempeñando una función amortiguadora del CO2 que se libera a la atmósfera aplacandoen cierta manera el cambio climático sin embargo esto conlleva graves prejuicios para los mares y en especial para los organismos que habitan en él como cocolitofóridos (microalgas), corales,        bivalvos… en  muchos casos    integrantes  de la base de la cadena alimentaria.

Los organismos calcáreos utilizan el ión carbonato para construir sus estructuras externas o sus esqueletos. En condiciones normales los niveles del ión carbonato son muy elevados pero al disminuir el pH del mar el ión carbonato también disminuye y es imposible que los organismos puedan incorporarlo ocasionando problemas a nivel estructural pero también a nivel fisiológico. A su vez muchas especies serán desplazadas en el futuro por otras especies más competitivas y menos sensibles a estos cambios en la química del océano.

La acidificación de los océanos es una de las principales causas del blanqueamiento de coral, afectando no sólo a ellos mismos sino que perjudicarán a todas las especies asociadas que los utilizan como refugio, guardería o fuente de alimento. Si las emisiones de CO2 siguen aumentando al ritmo actual la desaparición de los corales será inminente aproximadamente en 2050.

No sólo se verán afectados los organismos que habitan en el mar sino que también nosotros sufriremos consecuencias negativas como la disminución de especies  comerciales de pescado o de marisco.

Desde Ambientum queremos transmitir un mensaje esperanzador ante esta situación y es que está nuestra mano  detener la acidificación de los  océanos desplazando  combustibles fósiles  y abriendo camino a las energías renovables y, especialmente, a la eficiencia energética.



1 comentario:

  1. Más que una elección, se ha convertido ya en una necesidad imperante cuidar nuestros planetas, y el planeta en general.

    El panorama es desesperanzador de aquí a 30 años, no hay que ir mucho más lejos.


    Laura

    ResponderEliminar