jueves, 19 de diciembre de 2013

Este año Navidades verdes


Con las Fiestas navideñas a la vuelta de la esquina ya podemos contemplar por la ciudad árboles de navidad, nacimientos, diversos tipos de iluminación… Poco a poco estas fechas se han convertido en un “boom” consumista olvidando no sólo el espíritu navideño propiamente dicho que para nada consiste en derrochar, sino que nos olvidamos de reciclar y de moderar el consumo eléctrico entre otras cosas. A ello hay que sumarle el incremento en la generación de basura, la cantidad de restos orgánicos generados procedentes de ingentes cantidades de comida que no se llegan a comer, embalajes de juguetes, cascos de botellas…

Regalos de Navidad./ @Wikipedia
Ahora más que nunca, resulta ilógico todo este despilfarro. Cada ciudadano genera una media de 1 Kg de basura a lo largo del año, cantidad que se incrementa en un 75% en estas fechas variando la proporción de vidrios, cartones o residuos orgánicos en función de si hablamos de noche buena, noche vieja o  noche de reyes. Toda esta basura  debe de ser separada correctamente para hacer posible su reciclaje, además  muchos de los residuos que generamos pueden ser utilizados para pasar un rato agradable realizando manualidades como por ejemplo adornos navideños.


El consumo eléctrico se dispara en navidades, uno de los motivos es la decoración que se puede observar en ciudades y domicilios. Como bien sabemos existen bombillas cuyo consumo eléctrico es menor, se recalientan menos y tienen una mayor resistencia, es el caso por ejemplo de los LEDS . Sin embargo debemos ser conscientes de que la función de las luces en navidad es adornar y no iluminar como su propio nombre  indica erróneamente.

 Rockefeller Center./ @Wikipedia
Como cada año el colegio de ingenieros de montes nos instan a colocar en nuestra casa pinos o abetos naturales plantados a lo largo del año en viveros especializados. De esta manera evitamos los residuos y gases generados en la producción de árboles de navidad de plástico así como el residuo que constituye propiamente dicho árbol cuando nos aburrimos de él. Si a esto le sumamos que a lo largo de su crecimiento ha funcionado como sumidero de CO2 y que un pino natural con raíz puede volver a ser  plantado una vez pasen las fiestas parece y es la opción perfecta ¿no creéis?.  Es verdad que tan solo el 10% de los pinos navideños sobreviven a las fiestas sin embargo su vida no acaba ahí como ocurriría con un árbol artificial sino que éste puede convertirse en una excelente fuente de compost.


No debemos olvidarnos de musgos y muérdagos, especies protegidas cuya recolección está regulada. El musgo es ampliamente utilizado en belenes para recrear vegetación  natural, sin embargo cometemos un grave error al recogerlo ya que el musgo desempeña un importante papel en los ecosistemas como regulador hídrico evitando la erosión del suelo en épocas lluviosas y liberando humedad al suelo en periodos de sequía. Además actúa facilitando el asentamiento de otras plantas.

Por último  quería hablar de la pirotecnia que emplean muchas personas durante las celebraciones. Muchos de nosotros hemos sido testigos alguna vez del pánico que sufren nuestros animales domésticos al escuchar cohetes de la misma manera ocurre en la fauna silvestre. Pánico que  se manifiesta en forma de temblores, taquicardias, aturdimiento y en algunos casos muerte. Además debemos tener en cuenta los contaminantes  generados durante los espectáculos pirotécnicos, por un lado el perclorato utilizado para el lanzamiento del cohete, metales pesados responsables de la coloración producida al estallar y  aerosoles generados tras la misma.

Desde Ambientum os animamos a que tengáis en cuenta estos factores a lo largo de las fiestas de manera que además de felices sean  respetuosas con el medio ambiente. Feliz Navidad!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario