jueves, 27 de febrero de 2014

Diapausa embrionaria

Quizás en alguna ocasión hayáis entonado el clásico mujeres al poder, pues bien las hembras de algunas especies animales lo demuestran en el sentido estricto de la palabra.

Oso hormiguero./ @Malene Thyssen / Wikipedia
Hace no mucho salto a la palestra informativa una noticia en la que se contaba como la hembra de oso hormiguero gigante de un zoológico había parido una cría. Hasta aquí todo normal, salvo por el hecho de que la hembra llevaba separada del macho más tiempo del que dura la gestación, ¿acaso  se trata de un milagro celestial?, ¿Cómo se puede  explicar que la hembra había quedado fecundada en ausencia de un macho ?.

¿Habéis oído hablar de la diapausa embrionaria o implantación tardía? Consiste en un fenómeno que permite mantener un huevo fecundado en estado latente sin que éste comience su desarrollo embrionario. Sólo las hembras decidirán atendiendo a las condiciones ambientales y a la disponibilidad de alimento si el embrión comenzará su desarrollo o no.

En el caso de los canguros, la diapausa embrionaria permite que una hembra de esta especie críe a las vez a 3 ejemplares, nacidos de diferentes partos. ¿Cómo puede ser? .

El canguro hembra decide que el cigoto comience su desarrollo embrionario. A los 33 días el neonato nace con un tamaño de pocos centímetros, ciego, sin pelo y con unas patas muy vestigiales, sin embargo ayudándose de sus patas delanteras algo más desarrolladas asciende por el vientre de la madre hasta acceder al marsupio donde permanecerá 190 días oculto completando su desarrollo. Hay que destacar que este individuo ya se alimenta por sí mismo mamando de la madre y no a través de la placenta.

Parto de canguro

Es a los 190 días cuando comienza a asomar la cabeza por pequeños periodos de tiempo, pero  hasta los 235 días de edad  el pequeño canguro no acabará saliendo de la bolsa marsupial completamente, aunque seguirá dependiendo del amamantamiento como fuente de alimento hasta los 12 meses de edad.

En el transcurso de este tiempo la hembra ha podido quedar preñada de nuevo, puesto que su ciclo sexual se activa en el momento del alumbramiento producido a los 33 días. Sin embargo esta nueva blástula embrionaria volverá a quedar en diapausa a la espera de que la hembra decida de nuevo el momento de retomar el desarrollo.

De esta manera una hembra de canguro puede estar criando un canguro juvenil fuera de la bolsa, un individuo en desarrollo dentro del marsupio y un embrión anclado en el útero simultáneamente.

Como veis esta semana en Ambientum os hemos querido contar como la evolución da una vuelta de tuerca más permitiendo estrategias reproductivas casi increíbles con el fin de aumentar la supervivencia de una especie, no todo era tan milagroso como parecía en el caso del oso hormiguero y sin embargo la madre canguro sí que necesita prácticamente ayuda divina para criar a toda su progenie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario